Cómo filtrar a los alumnos para que la formación in-company funcione

Como bien dijo Platón, “The beginning is the most important part of the work”. En este caso de estudio os presentamos una forma de filtraje a la hora de seleccionar qué empleados deben participar en el proyecto formativo de idiomas de vuestra empresa.

El caso corresponde a EMTISA, una empresa que, debido a su éxito a nivel europeo, debía mejorar el nivel de inglés de sus trabajadores en un período de tiempo relativamente breve. Sin embargo, no todos los empleados tendrían acceso al proyecto formativo y debía realizarse un buen filtraje objetivo que optimizara los recursos económicos. Te explicamos cómo lo hicimos.

Cliente
Estampaciones Metálicas y Transformados Industriales, S.A.U. (EMTISA) fue fundada en 1947 en el centro de Barcelona, nació como una empresa que procesaba y ensamblaba componentes metálicos para diversos sectores. Trasladó sus actividades en 1970 a Sant Andreu de la Barca para convertirse en una compañía industrial dedicada al procesado de piezas metálicas para el sector del automóvil y del vehículo industrial. Los últimos proyectos han afianzado a EMTISA como el primer fabricante español en chasis completos de todo terreno y uno de los principales en Europa.

El Reto
Conseguir que más de 50 empleados llegaran a tener un nivel operativo de inglés
(mínimo B1+, ideal B2+) para tratar con proveedores y clientes en el sector automovilístico. Debido a la urgencia y un presupuesto limitado, era muy importante asegurar que los empleados participantes estuvieran comprometidos al 100% con el proyecto formativo.

La solución
Después de realizar la pre-matrícula con los empleados (test de nivel, análisis de necesidades, etc.), y antes de organizar los grupos finales, el General Manager de Ziggurat, Matthew Ray, dedicó tres mañanas en EMTISA para entrevistar, uno por uno, a todos los potenciales participantes del programa de formación de inglés. El objetivo era saber el nivel de compromiso de cada alumno, y explicarles las “reglas del juego” que se habían pactado entre Ziggurat y EMTISA. Estas reglas eran importantes para garantizar que todos entendieran lo que esperábamos de los alumnos (tanto desde el equipo directivo de EMTISA  como del equipo pedagógico de Ziggurat). Queríamos un mínimo de 75% de asistencia (por motivos pedagógicos y para garantizar el crédito de las bonificaciones de la Fundación Tripartita), esfuerzo semanal para tener contacto con el inglés entre las clases (“deberes”) y participación activa en todas las sesiones presenciales.

De los 54 alumnos entrevistados, 4 decidieron no empezar la formación porque no tenían claro que podían comprometerse. A lo largo del año académico 2013-2014, el número de alumnos iba subiendo (hasta tener 59 en el tercer trimestre). Cada nueva incorporación fue informada de las reglas de juego para garantizar su compromiso.

Resultados
A pesar de estar trabajando con empleados muy ocupados y con una presión bastante alta en ciertos momentos, conseguimos un compromiso importante por parte de los alumnos. El promedio de asistencia para todos los grupos era de casi el 80% durante el primer cuatrimestre (septiembre-diciembre). En el segundo trimestre (enero a marzo), bajó ligeramente, pero en el tercero (abril-junio) subió otra vez y más del 30% de los alumnos tuvieron una asistencia del 100%. Hubo un grupo en el cual todos los alumnos tenían una asistencia del 100%, y otro con un promedio del 97%.

Gracias al compromiso por parte del equipo directivo de EMTISA, llegaron a un nivel de eficiencia importante y el nivel de satisfacción era muy alto.

Testimonios
«Exprésale a todo tu equipo que ha colaborado en este bonito proyecto de desarrollo formativo que deben sentirse orgullosos ya que todos y cada uno de los asistentes a las clases de inglés no solo nos llevamos algo (ya nadie tiene miedo al inglés, hemos concienciado a todos de su importancia y en muchos casos hemos plantado la semilla de la curiosidad para seguir aprendiendo), sino que además hemos hecho una buena labor de creación de equipo y fomento del compañerismo que para mi tiene un valor incalculable, cuyo principal mérito lo han tenido los profesores en su día a día».
-Jaime Milán, Desarrollo de Recursos Humanos

«Soy Jordi Melero de EMTISA; la verdad que el curso ha ido estupendo, creo que he asimilado bastantes conocimientos para no haber utilizado nunca el inglés, ya que como te comenté yo había dado algo de francés pero nada de inglés».
Jordi Melero, alumno

«I’m very happy with the English classes. Iain is a very good teacher. The classes are very didactic and practical. Everybody speaks in English during the class. They are the shortest two hours of the week. The problem is finding time to practice English out of class».
-Pedro Camacho, Director Recursos Humanos y alumno