Formación de idiomas en empresas: ¿café para todos?

cafe-para-todosLa clave para una formación eficaz de idiomas es tener objetivos claros, así como una estrategia global bien definida. Si los empleados no aprenden, la formación es cara, no importa cómo sea de “barata”.

Lo que nada cuesta nada vale

La primera pregunta que debe hacerse la persona responsable de la formación es por qué se están ofreciendo clases de idiomas a sus empleados. ¿Es una “prima”, un “caramelo” por buena conducta o una “tradición heredada” sin objetivos claros? ¿Los alumnos/empleados necesitan otros idiomas para llevar a cabo su trabajo?

Tal vez la empresa se está preparando para operar en el extranjero o ha sido adquirida por una compañía que utiliza otro idioma como lengua franca. Antes de empezar a pensar en la oferta de enseñanza de idiomas para sus empleados, es necesario saber para qué se va a implementar y crear una estrategia coherente.

Si se permite a los empleados continuar con su formación a pesar de la escasa asistencia y/o progreso limitado, el mensaje es que la formación realmente no es tan importante. Si por otro lado, la empresa controla la asistencia y el progreso cuidadosamente y hay consecuencias para aquellos que no llegan a los requisitos mínimos, los empleados generalmente toman más en serio la formación y aprenden más rápidamente.

El programa de formación de idiomas debe ser igual que cualquier otro proyecto en la empresa; debe tener objetivos claros, un presupuesto, un timing y, lo más importante, debe evaluarse continuamente.

Cada vez más vemos buenas prácticas en este sentido: muchas empresas analizan qué deben priorizar y qué tipo de formaciones les va a conllevar más beneficios. Si se quiere que los alumnos se comprometan firmemente con la formación de idiomas hay que sentarse con ellos y averiguar cuánto tiempo están dispuestos a invertir en dicha formación (no sólo ir a clase sino qué podrían hacer entre clases) y si estarían dispuestos a pagar una cantidad simbólica.

Si sólo se apuntan porque es “gratis” se confirmará aquel dicho de “lo que nada cuesta, nada vale”. Y valorar la formación es el primer paso para que sea un éxito, así como dejar que sea café para todos.

¿Necesitas o quieres aprender inglés?

En el post de hoy, nos gustaría hacer un ‘remember’ de 3 artículos que han tenido una gran repercusión entre nuestros alumnos. Son declaraciones y casos de profesionales con los que nos hemos encontrado en muchas ocasiones y que, por supuesto, se pueden superar y tienen solución.

¿Cuánto tiempo necesito para tener un buen nivel de inglés?
En la mayoría de visitas, emails o llamadas que recibo la pregunta más frecuente es: ¿Cuánto tiempo necesito para tener un buen nivel de inglés? Todo tipo de profesionales —con diferente perfil, edad y nivel de inglés— quieren saber cuánto tiempo deberán invertir para conseguir un nivel que les satisfaga. Y siempre les doy la misma respuesta: depende sólo de ti.
Leer artículo completo aquí 

¿Necesitas o quieres aprender inglés?
Gracias a la buena comunicación con nuestros alumnos de inglés, sabemos que aquellas personas que lo necesitan de verdad, por motivos profesionales o personales, tienen más éxito en su aprendizaje que aquellas que deciden aprenderlo por si acaso, para el futuro o porque “todo el mundo dice” que hay que saber inglés.
Leer artículo completo aquí 

Un alumno de inglés valiente
Hace un par de años conocí a Jaume, un alumno que participó en una de nuestras inmersiones. Tenía algo más de 60 años y su objetivo era mejorar su fluidez oral.
Leer artículo completo aquí 

¡Y no te pierdas los últimos dos casos de empresas de los que hemos hablado!

Cómo motivar a los trabajadores a aprender idiomas

Para aprender un idioma extranjero hay que tener paciencia, resistencia y, quizá más importante, motivación. Como dijo Norman Ralph Augustine, la motivación casi siempre gana al mero talento (Motivation will almost always beat mere talent).

Para tener motivación, tiene que haber un motivo (=objetivo). Los beneficios que comporta saber un idioma deberían ser suficientes para motivar a los alumnos a esforzarse a aprender, pero normalmente necesitan objetivos más concretos, medibles y cercanos. Incluir la preparación de un examen oficial como parte integral del proyecto formativo es una manera muy efectiva de crear un objetivo atractivo, claro y medible… y subir la motivación general de los alumnos.

Este mes hablamos de RWE Innogy Aersa, S.A.U., una empresa que lo está haciendo de maravilla desde hace varios años.

Cliente
RWE Innogy es una de las cinco compañías de electricidad y gas más importantes de Europa. Su filial en Barcelona, RWE Innogy Aersa, S.A.U., se dedica a la generación de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables (eólica, hidráulica, solar). Tiene 460 MW instalados en España.

La misión y los objetivos corporativos de RWE INNOGY AERSA definen claramente su acción: ser un socio de confianza para la energía renovable competitiva.

El Reto
La empresa madre RWE Innogy tiene alrededor de 59.000 empleados en todo el mundo, y el inglés se ha convertido en la linguafranca de la compañía. En la filial de Barcelona son aproximadamente 80 empleados. Obviamente, es vital que los empleados tengan un buen nivel de inglés para poder comunicarse con las diferentes filiales de la empresa en el mundo; debido a esta importancia, aproximadamente un tercio de los empleados de Barcelona están en la formación de inglés in-company con Ziggurat.

Los trabajadores están muy ocupados, tanto a nivel profesional como personal. Lo que buscaba el departamento de RRHH era montar clases con retos claros para mantener la motivación de los alumnos y poder medir, más fácilmente, el ROI de su inversión en la formación.

La solución
Desde RRHH definieron quiénes eran los empleados “target” de recibir clases de inglés. Todos tendrían la opción de asistir a una clase semanal de inglés “general” y, además, a otra sesión de preparación de un examen de Cambridge (PET, FCE, CAE o CPE), por un total de 3 horas semanales de clase por alumno.

Resultados
Gracias a la seriedad con la que trata el tema de la formación, RWE Innogy Aersa, S.A.U. es uno de nuestros clientes preferidos. Desde el inicio de la formación de exámenes, la mitad de los alumnos se han examinado con resultados exitosos y sólo una persona ha suspendido (por sólo 2 puntos “de nervios”). La asistencia sigue siendo sólida (un promedio del 78% entre todos los grupos durante este año académico 2014-15), a pesar de tener participantes muy ocupados y con mucha responsabilidad. En general, la motivación de los alumnos es muy alta. Algunos alumnos preparan, ahora, su segundo examen “oficial” de inglés.

Testimonios
«My English classes with Vincent are really good because he mixes grammar and speaking in such a way that it is pretty easy to enjoy classes while you’re learning new things. My target is to do the CAE exam in 2 years time. For that I will need to study more but I think I can do it.»
-Jordi Mendez, alumno

«Me llamo Marta […] todos necesitamos hablar en English en algún momento o en otro, ya que hay una constante relación con nuestros compañeros alemanes.

Fue por este motivo por el cual contactamos hace ya varios años con Ziggurat. Necesitábamos que todas las personas de la oficina tuvieran un acceso fácil y cómodo a la hora de estudiar English y es aquí en dónde Ziggurat ha jugado un papel muy importante, ya que la empresa ha facilitado la posibilidad de realizar las clases en nuestro centro de trabajo y ha logrado adaptarse a nuestras necesidades de horarios y demás.

Somos unos cuantos los que semanalmente asistimos a clase y hablo en nombre de todos cuando digo que hemos ido aprendiendo y perfeccionando nuestros niveles de una forma progresiva y eficaz. En general todos estamos contentos con nuestros avances. Este año, por ejemplo, tres de nuestros compañeros que habían estado preparándose para presentarse al examen oficial del CAE aprobaron en el mes de junio y hay también otros compañeros preparándose para obtener el FIRST en un futuro no muy lejano.

Sólo puedo decir que la experiencia de mi empresa con Ziggurat ha sido y es muy positiva y es por ello, que un año más seguiremos contando con la empresa para seguir mejorando nuestro English. Me gustaría agradecer la colaboración de Judit, que me atiende fantásticamente y me ayuda siempre a encontrar soluciones».
– Marta Jover, Responsable de Formación en RWE Innogy Aersa

Voy a morirme sin hablar inglés

En el post de hoy, nos gustaría hacer un ‘remember’ de 3 artículos que han tenido una gran repercusión entre nuestros alumnos. Son declaraciones y casos de profesionales con los que nos hemos encontrado en muchas ocasiones y que, por supuesto, se pueden superar y tienen solución.

No soporto cuando no entiendo al profesor
Hace unos días alguien me pidió consejo para “de una vez por todas” aprender inglés. Solicitó un plan de formación para varios meses en el cual le pautáramos una combinación de actividades y recursos que se adaptasen a sus necesidades y nivel.
Leer artículo completo aquí 

He perdido el trabajo de mi vida por no saber inglés
La semana pasada hablé con dos personas con algunas cosas en común: las dos tenían la misma edad (30 años), las dos poseían un buen currículum profesional (tanto por su experiencia como por su formación) y a las dos les habían ofrecido un trabajo que en sus propias palabras “era el trabajo de su vida”. Ninguna de las dos pudo aceptarlo porque no tenían el alto nivel de inglés requerido para el puesto.
Leer artículo completo aquí 

Voy a morirme sin hablar inglés
Durante los últimos 6 años trabajando en Ziggurat, he tenido la oportunidad de hablar con muchos profesionales de diversos ámbitos y bagajes, todos ellos con un objetivo común: aprender inglés. Una de las cosas que más me ha impresionado es la negatividad en muchas de las declaraciones que me han hecho durante las entrevistas: “Estoy negado para los idiomas”, “A mi edad ya no hay nada que hacer” (40 años).
Leer artículo completo aquí 

Cómo filtrar a los alumnos para que la formación in-company funcione

Como bien dijo Platón, “The beginning is the most important part of the work”. En este caso de estudio os presentamos una forma de filtraje a la hora de seleccionar qué empleados deben participar en el proyecto formativo de idiomas de vuestra empresa.

El caso corresponde a EMTISA, una empresa que, debido a su éxito a nivel europeo, debía mejorar el nivel de inglés de sus trabajadores en un período de tiempo relativamente breve. Sin embargo, no todos los empleados tendrían acceso al proyecto formativo y debía realizarse un buen filtraje objetivo que optimizara los recursos económicos. Te explicamos cómo lo hicimos.

Cliente
Estampaciones Metálicas y Transformados Industriales, S.A.U. (EMTISA) fue fundada en 1947 en el centro de Barcelona, nació como una empresa que procesaba y ensamblaba componentes metálicos para diversos sectores. Trasladó sus actividades en 1970 a Sant Andreu de la Barca para convertirse en una compañía industrial dedicada al procesado de piezas metálicas para el sector del automóvil y del vehículo industrial. Los últimos proyectos han afianzado a EMTISA como el primer fabricante español en chasis completos de todo terreno y uno de los principales en Europa.

El Reto
Conseguir que más de 50 empleados llegaran a tener un nivel operativo de inglés
(mínimo B1+, ideal B2+) para tratar con proveedores y clientes en el sector automovilístico. Debido a la urgencia y un presupuesto limitado, era muy importante asegurar que los empleados participantes estuvieran comprometidos al 100% con el proyecto formativo.

La solución
Después de realizar la pre-matrícula con los empleados (test de nivel, análisis de necesidades, etc.), y antes de organizar los grupos finales, el General Manager de Ziggurat, Matthew Ray, dedicó tres mañanas en EMTISA para entrevistar, uno por uno, a todos los potenciales participantes del programa de formación de inglés. El objetivo era saber el nivel de compromiso de cada alumno, y explicarles las “reglas del juego” que se habían pactado entre Ziggurat y EMTISA. Estas reglas eran importantes para garantizar que todos entendieran lo que esperábamos de los alumnos (tanto desde el equipo directivo de EMTISA  como del equipo pedagógico de Ziggurat). Queríamos un mínimo de 75% de asistencia (por motivos pedagógicos y para garantizar el crédito de las bonificaciones de la Fundación Tripartita), esfuerzo semanal para tener contacto con el inglés entre las clases (“deberes”) y participación activa en todas las sesiones presenciales.

De los 54 alumnos entrevistados, 4 decidieron no empezar la formación porque no tenían claro que podían comprometerse. A lo largo del año académico 2013-2014, el número de alumnos iba subiendo (hasta tener 59 en el tercer trimestre). Cada nueva incorporación fue informada de las reglas de juego para garantizar su compromiso.

Resultados
A pesar de estar trabajando con empleados muy ocupados y con una presión bastante alta en ciertos momentos, conseguimos un compromiso importante por parte de los alumnos. El promedio de asistencia para todos los grupos era de casi el 80% durante el primer cuatrimestre (septiembre-diciembre). En el segundo trimestre (enero a marzo), bajó ligeramente, pero en el tercero (abril-junio) subió otra vez y más del 30% de los alumnos tuvieron una asistencia del 100%. Hubo un grupo en el cual todos los alumnos tenían una asistencia del 100%, y otro con un promedio del 97%.

Gracias al compromiso por parte del equipo directivo de EMTISA, llegaron a un nivel de eficiencia importante y el nivel de satisfacción era muy alto.

Testimonios
«Exprésale a todo tu equipo que ha colaborado en este bonito proyecto de desarrollo formativo que deben sentirse orgullosos ya que todos y cada uno de los asistentes a las clases de inglés no solo nos llevamos algo (ya nadie tiene miedo al inglés, hemos concienciado a todos de su importancia y en muchos casos hemos plantado la semilla de la curiosidad para seguir aprendiendo), sino que además hemos hecho una buena labor de creación de equipo y fomento del compañerismo que para mi tiene un valor incalculable, cuyo principal mérito lo han tenido los profesores en su día a día».
-Jaime Milán, Desarrollo de Recursos Humanos

«Soy Jordi Melero de EMTISA; la verdad que el curso ha ido estupendo, creo que he asimilado bastantes conocimientos para no haber utilizado nunca el inglés, ya que como te comenté yo había dado algo de francés pero nada de inglés».
Jordi Melero, alumno

«I’m very happy with the English classes. Iain is a very good teacher. The classes are very didactic and practical. Everybody speaks in English during the class. They are the shortest two hours of the week. The problem is finding time to practice English out of class».
-Pedro Camacho, Director Recursos Humanos y alumno